Pedro Castillo y el Congreso ¿se vienen años de hostilidad?

La juramentación de Pedro Castillo como nuevo presidente de la República se dio en medio de hechos un tanto "inusuales" a como hemos podido ver en otras tomas de mando. Desde el desplante a Francisco Sagasti, hasta la vestimenta del presidente incluido el mensaje con palabras que pocas veces se han escuchado. Lo que nos dejó la jornada de ayer es que el clima que se avecina será hostil, hipócrita y puñalero. 


maria del carmen alva presidenta
Por más de 30 minutos Maria del Carmen Alva llevó la banda presidencial

La actitud del Congreso deja mucho que desear, el no permitir el ingreso de Francisco Sagasti al hemiciclo y dejar ahí luego de unas palabra la banda presidencial, como lo hiciera Valentín Paniagua en el 2001 luego del gobierno de transición, ha dejado un mensaje claro: "en el Congreso no manda nadie". La nueva presidenta del Congreso no dudó en posar con la banda presidencial antes de que comience la ceremonia ¿es esto un mensaje acaso? es decir, la banda vuelve a Acción Popular después del desastre de Merino.  

Como dicen por ahí "en política nada es casualidad" y esto es un mensaje claro al Ejecutivo, que desde Pedro Castillo hizo un discurso moderado respecto a la relación con el Legislativo. El decir que va a respetar al parlamento y sus normas para poder proponer la Asamblea Constituyente o la Ley de Reforma de la Constitución, es una pasadita de mano para evitar "temporalmente" presiones. 

Por su parte, Keiko Fujimori ha salido a decir que pondrán un muro de contención tras el mensaje de Pedro Castillo, "Seremos un firme muro de contención frente a su amenaza latente de una nueva constitución comunista y de cambios estructurales en los cimientos de nuestro desarrollo. Haremos una defensa democrática responsable". Bah! hasta cierto punto bien, pues esa es la misión del Congreso, pero las palabras se toman de quien vienen y Keiko Fujimori no tiene la autoridad política para poder hablar de oposición responsable. 

Esto nos hace pensar que después de la luna de miel de los 100 días se viene un clima hostil para el presidente Castillo y el Ejecutivo. Ya algunos analistas critican su mensaje a la nación como un mitin de campaña donde vuelan los millones por aquí y por allá. Esto es peligroso porque si bien las buenas intenciones están, hay un factor importante que se viene diciendo desde la campaña; y es que las principales reformas pasan por un cambio de la Constitución sobre todo en el punto económico. 

¿Cómo se hará?  se preguntan muchos, pues pasa por revisar los contratos como dijo Castillo y hacer que por ejemplo las empresas mineras cedan más porcentaje de dinero del que vienen dejando en la actualidad. Visto de este punto sí es posible sacar el dinero para la propuestas de Castillo. De lo contrario todo quedará en demagogia y en una anécdota más que contar el próximo año. 

Primero debemos esperar al Premier y al nuevo Gabinete...

Deja un comentario

Sigue a Mar de fondo