Disonancia "colectiva" La victoria de Pedro Castillo

La victoria de Pedro Castillo, es fruto de una serie de factores que en dos meses no llegaron a sumar a favor de Keiko Fujimori. Si pensamos en psicología, esta es una explicación.

la victoria de Pedro Castillo
Contra todo pronóstico el profesor chotano se convirtió en el presidente del Bicentenario. Foto: Reuters. 

En psicología hay una teoría llamada: “Disonancia cognitiva”, que resulta de tener dos ideas o conceptos que se contradicen al mismo tiempo, lo que genera en el individuo una incomodidad y ansiedad que lo llevan a optar por una conducta/acción para evitar o escapar de esa contradicción, incluso aceptando una idea contraria para huir de esa tormenta, incluso auto engañándose.
Esto es lo que medios de comunicación estuvieron generando en el pensar colectivo, contraponiendo arbitrariamente a dos candidatos y mostrando insistentemente a uno de ellos (Keiko Fujimori) como el "mal menor" y satanizando al otro como el "mal mayor"(Pedro Castillo). (- y + = -)
Y este post no es una defensa a Castillo, de ninguna manera, es una crítica a los poderes fácticos insertados en los medios de comunicación que bombardearon a electorado vendiendo a una candidata que se atrevió a tomar la bandera de la democracia porque es lo que le hicieron hecho creer; y por otro lado victimizar al otro. ¡Mal amigos de derecha! Si esa fue la estrategia hasta el 6 de junio, les salió el tiro por la culata.
Lo que hace la disonancia es que si tienes a un electorado indeciso, disconforme con las dos opciones por las que forzosamente tiene que elegir y lo cansas vendiéndole a una candidata “positiva” en todos los programas dominicales y al mismo tiempo a un candidato “negativo”, peligroso, destructor del modelo (+ y - = -) lo que hicieron es exacerbar, asustar e indignar al pueblo generándole más incomodidad.

¿Entonces?

Para poder escapar de esa contradicción, el electorado indeciso terminó eligiendo al candidato opuesto al que le trataron de imponer, pues tienden a defender sus creencias (“sé que el Fujimorismo es sinónimo de corrupción y por ende no voto por Keiko”) o a salir del paso aún sabiendo y omitiendo lo que el otro representa (sé que Castillo es malo, pero el fujimorismo es peor).

Ciertamente se puede aplicar a la inversa, pero miremos bien el porcentaje de antivoto. Es por eso que en el juego de palabras titulé “Disonancia colectiva”.

Deja un comentario

Sigue a Mar de fondo