Diario literario: El Proceso

Todas las etapas de la vida están compuestas de procesos

Mi segunda experiencia con Kafka ha sido este libro: 𝗘𝗹 𝗽𝗿𝗼𝗰𝗲𝘀𝗼 (1925), 𝗾𝘂𝗲 𝗰𝗼𝗺𝗽𝗿𝗲́ 𝘆𝗮 𝗵𝗮𝗰𝗲 𝘂𝗻 𝗽𝗮𝗿 𝗱𝗲 𝗺𝗲𝘀𝗲𝘀 y que terminé de leer hace poco. Aventurado por la curiosidad de descubrir a aquellos autores que inspiraron a JRR ¡Y cómo no notarlo!

Franz Karfa El Proceso
Compré el proceso a 30 soles en la librería Estruendomudo en Larco en este otoño. 

El Proceso cuenta la historia de 𝗝𝗼𝘀𝗲𝗳 𝗞, un treintañero (como yo) 𝗮 𝗾𝘂𝗶𝗲𝗻 𝘀𝗼𝗿𝗽𝗿𝗲𝗻𝗱𝗲𝗻 𝘂𝗻𝗮 𝗺𝗮𝗻̃𝗮𝗻𝗮 𝘆 𝗹𝗲 𝗰𝗼𝗺𝘂𝗻𝗶𝗰𝗮𝗻 𝘀𝘂 𝗱𝗲𝘁𝗲𝗻𝗰𝗶𝗼́𝗻 𝗶𝗻𝗲𝘅𝗽𝗹𝗶𝗰𝗮𝗯𝗹𝗲, para luego sumirlo en un laberinto incierto y alucinante. Todo esto tiene para mí como principal virtud: lo insólito.

Insólito en el sentido de que 𝗲𝘀𝘁𝗲 𝗽𝗲𝗿𝘀𝗼𝗻𝗮𝗷𝗲 𝗯𝘂𝘀𝗰𝗮 𝗽𝗼𝗿 𝘁𝗼𝗱𝗼𝘀 𝗹𝗼𝘀 𝗺𝗲𝗱𝗶𝗼𝘀 𝗱𝗲𝗳𝗲𝗻𝗱𝗲𝗿𝘀𝗲 𝗰𝗼𝗻 𝘀𝘂𝗺𝗮 𝗽𝗿𝗲𝗼𝗰𝘂𝗽𝗮𝗰𝗶𝗼́𝗻 𝗱𝗲 𝗹𝗼 𝗾𝘂𝗲 𝗻𝗼 𝗰𝗼𝗻𝗼𝗰𝗲 𝗲𝗻 𝘀𝘂 𝘁𝗼𝘁𝗮𝗹𝗶𝗱𝗮𝗱 𝘆 𝗻𝘂𝗻𝗰𝗮 𝗹𝗹𝗲𝗴𝗮 𝗮 𝘀𝗮𝗯𝗲𝗿 (jamás se sabe de qué se lo acusa). Primero por él mismo, luego a través de un abogado, una mujer, un personaje influyente en los juzgados y por último un clérigo (v𝗲𝗿 𝗵𝗶𝘀𝘁𝗼𝗿𝗶𝗮 𝗱𝗲𝗹 𝗛𝗼𝗺𝗯𝗿𝗲 𝗮𝗻𝘁𝗲 𝗹𝗮 𝗟𝗲𝘆).

Anhela una justicia que parece nunca llegará y 𝘀𝗲 𝗲𝗻𝗳𝗿𝗲𝗻𝘁𝗮 𝗲𝗿𝗴𝘂𝗶𝗱𝗼 𝗮𝗻𝘁𝗲 𝘂𝗻 𝗧𝗿𝗶𝗯𝘂𝗻𝗮𝗹 𝗾𝘂𝗲 𝗼𝗽𝗲𝗿𝗮 𝗽𝗮𝗿𝗮𝗹𝗲𝗹𝗼 𝗮𝗹 𝗰𝗼𝗻𝘃𝗲𝗻𝗰𝗶𝗼𝗻𝗮𝗹, 𝗱𝗼𝗻𝗱𝗲 𝗽𝗿𝗶𝗻𝗰𝗶𝗽𝗮𝗹𝗺𝗲𝗻𝘁𝗲 𝗯𝘂𝘀𝗰𝗮 𝗿𝗲𝘀𝗼𝗹𝘃𝗲𝗿 𝗲𝗹 𝗲𝗻𝗶𝗴𝗺𝗮 𝗱𝗲 𝗽𝗼𝗿𝗾𝘂𝗲́ 𝘀𝗲 𝗲𝗻𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗿𝗮 𝗲𝗻 𝗰𝗮𝗹𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗱𝗲 𝗮𝗰𝘂𝘀𝗮𝗱𝗼. Imposible no reconocer en ese Tribunal un rasgo similar al del cuento "𝗟𝗮 𝗜𝗻𝘀𝗶𝗴𝗻𝗶𝗮" 𝗱𝗲 𝗝𝘂𝗹𝗶𝗼 𝗥𝗮𝗺𝗼́𝗻 𝗥𝗶𝗯𝗲𝘆𝗿𝗼, ese misterio y esa suerte de jerarquías casi sectarias al margen de la realidad judicial como la conocemos.

𝗘𝗹 𝗳𝗶𝗻𝗮𝗹 𝗱𝗲 𝗝𝗼𝘀𝗲𝗳 𝗞 𝗲𝘀 𝗶𝗻𝗲𝘀𝗽𝗲𝗿𝗮𝗱𝗼, será porque la novela nunca terminó de escribirse a causa de la desaparición de su autor. Sin embargo, 𝗲𝘀 𝘂𝗻 𝗺𝗲𝗻𝘀𝗮𝗷𝗲 𝗰𝗮𝗿𝗴𝗮𝗱𝗼 𝗱𝗲 𝗿𝗲𝗮𝗹𝗶𝘀𝗺𝗼 𝗽𝘂𝗲𝘀 𝗲𝗻𝗰𝗼𝗻𝘁𝗿𝗮𝗺𝗼𝘀: 𝗹𝗮 𝗶𝗻𝗷𝘂𝘀𝘁𝗶𝗰𝗶𝗮, 𝗲𝗹 𝗮𝗯𝘀𝘂𝗿𝗱𝗼, 𝗲𝗹 𝗽𝗿𝗲𝘀𝘁𝗶𝗴𝗶𝗼, 𝗹𝗮 𝘃𝗮𝗻𝗶𝗱𝗮𝗱, 𝗹𝗮 𝗰𝗼𝗿𝗿𝘂𝗽𝗰𝗶𝗼́𝗻, 𝗲𝗹 𝗹𝗲𝗴𝘂𝗹𝗲𝘆𝗶𝘀𝗺𝗼, 𝗲𝗹 𝗮𝗺𝗼𝗿, 𝗹𝗮 𝗺𝘂𝗲𝗿𝘁𝗲 𝘆 𝗹𝗮 𝗿𝗲𝘀𝗶𝗴𝗻𝗮𝗰𝗶𝗼́𝗻. Todo, ante un sistema que parece hacerle justicia más a unos que a otros. “𝗟𝗮 j𝘂𝘀𝘁𝗶𝗰𝗶𝗮 𝗻𝗮𝗱𝗮 𝗾𝘂𝗶𝗲𝗿𝗲 𝗱𝗲 𝘁𝗶. 𝗧𝗲 𝘁𝗼𝗺𝗮 𝗰𝘂𝗮𝗻𝗱𝗼 𝘃𝗶𝗲𝗻𝗲 𝘆 𝘁𝗲 𝗱𝗲𝗷𝗮 𝗰𝘂𝗮𝗻𝗱𝗼 𝘁𝗲 𝗺𝗮𝗿𝗰𝗵𝗮𝘀”, reza una frase dentro de la novela.

Definitivamente vale sumergirse más en el universo kafkiano.

Deja un comentario

Sigue a Mar de fondo