Diario literario: Ribeyro, una vida

Impecable trabajo del biógrafo autorizado del 'flaco' Ribeyro

Acabo de terminar 𝗥𝗶𝗯𝗲𝘆𝗿𝗼, 𝘂𝗻𝗮 𝘃𝗶𝗱𝗮 (2021) y no puedo dejar de comentar las 588 páginas del libro de 𝗝𝗼𝗿𝗴𝗲 𝗖𝗼𝗮𝗴𝘂𝗶𝗹𝗮, uno de los amigos más cercanos a 𝗝𝘂𝗹𝗶𝗼 𝗥𝗮𝗺𝗼́𝗻 𝗥𝗶𝗯𝗲𝘆𝗿𝗼 en sus últimos años. 𝗘𝗹 𝗹𝗶𝗯𝗿𝗼 𝗵𝗮𝗰𝗲 𝘂𝗻𝗮 𝗲𝘅𝗰𝗲𝗹𝗲𝗻𝘁𝗲 𝗿𝗲𝗰𝗼𝗽𝗶𝗹𝗮𝗰𝗶𝗼́𝗻 𝗱𝗲 𝗮𝗻𝗲́𝗰𝗱𝗼𝘁𝗮𝘀 y 𝗽𝗲𝗿𝘀𝗼𝗻𝗮𝗷𝗲𝘀 𝗾𝘂𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗳𝗶𝗹𝗮𝗿𝗼𝗻 𝗽𝗼𝗿 𝗹𝗮 𝘃𝗶𝗱𝗮 𝗱𝗲𝗹 𝗻𝗮𝗿𝗿𝗮𝗱𝗼𝗿 𝗽𝗲𝗿𝘂𝗮𝗻𝗼; el mejor cuentista que ha dado este país cuyo nombre está por lo alto de la literatura latinoamericana.

Jorge Coaguila
Excelente libro de Jorge Coaguila, publicado por Editorial Revuelta el 2021

Podemos encontrar una secuencia lineal muy bien narrada que por momentos n𝗼𝘀 𝗹𝗹𝗲𝘃𝗮 𝗮 𝗱𝗶𝘀𝘁𝗶𝗻𝘁𝗼𝘀 𝗮𝗻̃𝗼𝘀 𝗲𝗻 𝗹𝗮 𝘃𝗶𝗱𝗮 𝗱𝗲𝗹 𝗮𝘂𝘁𝗼𝗿 𝗽𝗮𝗿𝗮 𝗲𝘅𝗽𝗹𝗶𝗰𝗮𝗿𝗻𝗼𝘀 𝘆 𝗱𝗮𝗿𝗻𝗼𝘀 𝗰𝗼𝗻𝘁𝗲𝘅𝘁𝗼 𝗮 𝘀𝘂𝘀 𝗲𝗽𝗶𝘀𝗼𝗱𝗶𝗼𝘀. El texto se nutre mucho de libros como "𝗟𝗮 𝘁𝗲𝗻𝘁𝗮𝗰𝗶𝗼́𝗻 𝗱𝗲 𝗳𝗿𝗮𝗰𝗮𝘀𝗼", diario personal de Julio Ramón; y "𝗖𝗮𝗿𝘁𝗮𝘀 𝗮 𝗝𝘂𝗮𝗻 𝗔𝗻𝘁𝗼𝗻𝗶𝗼", hermano suyo, en un intercambio epistolar 𝗿𝗶𝗰𝗼 𝗲𝗻 𝗲𝘅𝗽𝗲𝗿𝗶𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮𝘀 𝗽𝗼𝘀𝗶𝘁𝗶𝘃𝗮𝘀 𝘆 𝗱𝗲𝘀𝗮𝘃𝗲𝗻𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮𝘀 𝗲𝗻 𝗹𝗮 𝘃𝗶𝗱𝗮 𝗱𝗲𝗹 𝗰𝘂𝗲𝗻𝘁𝗶𝘀𝘁𝗮.

Asimismo, el libro nos deja con el sabor y l𝗮 𝗲𝘅𝗽𝗲𝗰𝘁𝗮𝘁𝗶𝘃𝗮 𝗰𝗼𝗻𝗳𝗶𝗿𝗺𝗮𝗱𝗮 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗽𝘂𝗯𝗹𝗶𝗰𝗮𝗰𝗶𝗼́𝗻 𝗱𝗲 𝗺𝗮́𝘀 𝘃𝗼𝗹𝘂́𝗺𝗲𝗻𝗲𝘀 𝗱𝗲𝗹 𝗱𝗶𝗮𝗿𝗶𝗼 𝗱𝗲𝗹 𝗮𝘂𝘁𝗼𝗿, 𝗾𝘂𝗲 𝗵𝗼𝘆 𝗿𝗲𝗽𝗼𝘀𝗮𝗻 𝗲𝗻 𝘂𝗻𝗮 𝗰𝗮𝗷𝗮 𝗳𝘂𝗲𝗿𝘁𝗲 𝗲𝗻 𝘂𝗻 𝗯𝗮𝗻𝗰𝗼 𝗱𝗲 𝗙𝗿𝗮𝗻𝗰𝗶𝗮. Personalmente pienso que saldrán en los próximos años conmemorando el centenario de Ribeyro. Otro gran valor de la investigación de Coaguila son las 𝗳𝗼𝘁𝗼𝘀, 𝗺𝘂𝗰𝗵𝗮𝘀 𝗶𝗻𝗲́𝗱𝗶𝘁𝗮𝘀 𝘆 𝗯𝗶𝗲𝗻 𝗱𝗶𝘀𝘁𝗿𝗶𝗯𝘂𝗶𝗱𝗮𝘀 𝗽𝗮𝗿𝗮 𝗱𝗮𝗿 𝘀𝗲𝗻𝘁𝗶𝗱𝗼 𝗮 𝗹𝗮 𝗻𝗮𝗿𝗿𝗮𝗰𝗶𝗼́𝗻. Espero compartir algunas con ustedes.

Por último y no por eso menos importante, 𝗻𝗼𝘀 𝗽𝗲𝗿𝗺𝗶𝘁𝗲 𝗰𝗼𝗻𝗼𝗰𝗲𝗿 𝗹𝗼𝘀 𝘂́𝗹𝘁𝗶𝗺𝗼𝘀 𝗱𝗶́𝗮𝘀 de Julio Ramón. 𝗣𝗲𝗿𝘀𝗼𝗻𝗮𝗹𝗺𝗲𝗻𝘁𝗲 𝗺𝗲 𝗵𝗮 𝗱𝗲𝗷𝗮𝗱𝗼 𝘀𝘂𝗺𝗮𝗺𝗲𝗻𝘁𝗲 𝗰𝗼𝗻𝗺𝗼𝘃𝗶𝗱𝗼, 𝘁𝗿𝗶𝘀𝘁𝗲 𝘆 𝗲𝗻𝘃𝘂𝗲𝗹𝘁𝗼 𝗲𝗻 𝘂𝗻𝗮 𝘀𝗲𝗿𝗶𝗲 𝗱𝗲 𝗽𝗲𝗻𝘀𝗮𝗺𝗶𝗲𝗻𝘁𝗼𝘀 𝗰𝗼𝗻 𝗿𝗲𝗹𝗮𝗰𝗶𝗼́𝗻 𝗮𝗹 𝘀𝘂𝗳𝗿𝗶𝗺𝗶𝗲𝗻𝘁𝗼. Pesada mochila que Ribeyro tuvo que cargar hasta el final de su camino: 𝗹𝗼𝘀 𝗱𝗼𝗹𝗼𝗿𝗲𝘀, 𝗹𝗮𝘀 𝗽𝗲𝗿𝘀𝗼𝗻𝗮𝘀 𝗶𝗻𝘃𝗼𝗹𝘂𝗰𝗿𝗮𝗱𝗮𝘀, 𝗹𝗼𝘀 𝗮𝗺𝗶𝗴𝗼𝘀, 𝗲𝗹 𝗰𝗮𝗿𝗶𝗻̃𝗼 𝗱𝗲 𝘀𝘂𝘀 𝗹𝗲𝗰𝘁𝗼𝗿𝗲𝘀, 𝗹𝗮𝘀 𝗱𝗲𝗰𝗶𝘀𝗶𝗼𝗻𝗲𝘀 𝗳𝗶𝗻𝗮𝗹𝗲𝘀 𝗿𝗲𝘀𝗽𝗲𝗰𝘁𝗼 𝗮 𝘀𝘂 𝗼𝗯𝗿𝗮, 𝗹𝗮𝘀 𝗰𝗼𝗻𝗳𝗶𝗱𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮𝘀, 𝗲𝗹 𝗮𝗰𝗲𝗿𝗰𝗮𝗺𝗶𝗲𝗻𝘁𝗼 𝗮 𝗹𝗼 𝘁𝗿𝗮𝘀𝗰𝗲𝗻𝗱𝗲𝗻𝘁𝗲; todo eso, es algo que quienes valoramos la vida del autor tenemos que conocer a través de este libro que bien podría llamarse: 𝗟𝗮 𝗽𝗮𝘀𝗶𝗼́𝗻 𝗱𝗲 𝗥𝗶𝗯𝗲𝘆𝗿𝗼, no solo por las peripecias de su vida, sino 𝗽𝗼𝗿 𝗲𝗹 𝘀𝗲𝗻𝘁𝗶𝗱𝗼 𝘆 𝗰𝗼𝗺𝗽𝗿𝗼𝗺𝗶𝘀𝗼 𝗰𝗼𝗻 𝗾𝘂𝗲 𝗹𝗮 𝘃𝗶𝘃𝗶𝗼́.

Hasta otro comentario

Deja un comentario

Sigue a Mar de fondo