Diario literario: "Yo soy una señora"

La pluma de Bayly atrae a quienes no lo toman nada personal.


Terminé “Yo soy una señora” (2019) de 𝐉𝐚𝐢𝐦𝐞 𝐁𝐚𝐲𝐥𝐲, 𝐮𝐧 𝐝𝐞𝐫𝐞𝐜𝐡𝐢𝐬𝐭𝐚 𝐪𝐮𝐞 𝐬𝐢́ 𝐝𝐚 𝐫𝐢𝐬𝐚 𝐚 𝐩𝐫𝐨𝐩𝐨́𝐬𝐢𝐭𝐨 y tiene buena pluma. Siempre he gustado del estilo de Bayly que ha sabido como dicen por ahí “monetizar con el dolor o la vida propia”, tomar la vida misma como un insumo 𝗿𝗶𝗰𝗼 𝗲𝗻 𝗲𝘅𝘁𝗿𝗮𝘃𝗮𝗴𝗮𝗻𝗰𝗶𝗮𝘀 𝘆 𝗮𝘃𝗲𝗻𝘁𝘂𝗿𝗮𝘀 𝗮𝗹𝗼𝗰𝗮𝗱𝗮𝘀. 

Jaime Bayly
Libro publicado en 2019 por Editorial Alfaguara. Cuenta con 246 páginas. 

𝗘𝘀𝘁𝗲 𝗹𝗶𝗯𝗿𝗼 𝗲𝘀 𝗲𝘀𝗼 𝘆 𝗺𝗮́𝘀. Entre realidad y ficción el autor nos cuenta sobre 𝗽𝗮𝘀𝗮𝗷𝗲𝘀 𝗱𝗲 𝘀𝘂 𝘃𝗶𝗱𝗮 𝗰𝗼𝘁𝗶𝗱𝗶𝗮𝗻𝗮 𝗰𝗼𝗻 𝗲𝗹 𝗲𝘀𝘁𝗶𝗹𝗼 𝗶𝗿𝗿𝗲𝘃𝗲𝗿𝗲𝗻𝘁𝗲 que lo caracteriza.

Ya cincuentón y más plantado 𝗕𝗮𝘆𝗹𝘆 𝘀𝗲 𝗺𝗼𝗳𝗮 𝗱𝗲 𝘀𝘂 𝗽𝗿𝗲𝘀𝗲𝗻𝘁𝗲, 𝗱𝗲 𝘀𝘂 𝗿𝗶𝗾𝘂𝗲𝘇𝗮, 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗿𝗶𝗾𝘂𝗲𝘇𝗮 𝗱𝗲 𝘀𝘂 𝗺𝗮𝗱𝗿𝗲, de su físico y humanidad. Esta serie de relatos breves (muy breves) nos exponen a 𝐮𝐧 𝐒𝐫. 𝐁𝐚𝐫𝐜𝐥a𝐲𝐬 𝐡𝐢𝐥𝐚𝐫𝐚𝐧𝐭𝐞, 𝐝𝐢𝐯𝐞𝐫𝐭𝐢𝐝𝐨, 𝐩𝐚𝐜𝐢𝐞𝐧𝐭𝐞, 𝐛𝐮𝐞𝐧 𝐞𝐬𝐩𝐨𝐬𝐨, 𝐛𝐮𝐞𝐧 𝐡𝐢𝐣𝐨 𝐲 𝐜𝐨𝐧 𝐮𝐧𝐚 𝐜𝐡𝐢𝐬𝐩𝐚 𝐝𝐞 𝐯𝐢𝐭𝐚𝐥𝐢𝐝𝐚𝐝 que aunque parezca desganada está ahí. Hay que tener cojones para reírse de uno mismo y más aun exponerse (en su caso, desnudarse) ante el lector.

Sigue tejiendo sobre él esa leyenda de roño, de codo, de millonario duro, de 𝐢𝐧𝐭𝐞𝐫𝐞𝐬𝐚𝐝𝐨 𝐡𝐢𝐣𝐨 𝐝𝐞 ‘𝐦𝐚𝐦𝐢’ 𝐚 𝐪𝐮𝐢𝐞𝐧 𝐬𝐚𝐧𝐠𝐫𝐚 𝐚 𝐦𝐚́𝐬 𝐧𝐨 𝐩𝐨𝐝𝐞𝐫, de conspirador golpista de derecha. También su posición anticlerical puede escandalizar a muchos o ser indiferente. Aunque s𝐢𝐞𝐦𝐩𝐫𝐞 𝐭𝐞 𝐯𝐚 𝐫𝐨𝐛𝐚𝐫 𝐮𝐧𝐚 𝐜𝐚𝐫𝐜𝐚𝐣𝐚𝐝𝐚 𝐥𝐞𝐞𝐫 𝐚 𝐁𝐚𝐲𝐥𝐲.

Pero me pregunto 𝐪𝐮𝐞́ 𝐬𝐞 𝐞𝐬𝐜𝐨𝐧𝐝𝐞 𝐝𝐞𝐭𝐫𝐚́𝐬. Es decir, 𝐝𝐞𝐭𝐫𝐚́𝐬 𝐝𝐞 𝐞𝐬𝐞 𝐬𝐮𝐣𝐞𝐭𝐨 𝐪𝐮𝐞 𝐬𝐞 𝐦𝐨𝐟𝐚 𝐝𝐞 𝐬𝐮 𝐜𝐮𝐞𝐫𝐩𝐨, 𝐬𝐞 𝐮𝐟𝐚𝐧𝐚 𝐝𝐞 𝐬𝐮 𝐯𝐢𝐫𝐢𝐥𝐢𝐝𝐚𝐝, se regocija en sus aventuras sexuales y pensamientos libidinosos, fantasías inconclusas. 𝐀𝐡𝐨𝐫𝐚 𝐛𝐢𝐞𝐧, 𝐭𝐨𝐝𝐨 𝐞𝐬 𝐟𝐢𝐜𝐜𝐢𝐨́𝐧 (𝐨 𝐧𝐨 𝐬𝐞 𝐩𝐮𝐞𝐝𝐞 𝐝𝐞𝐭𝐞𝐫𝐦𝐢𝐧𝐚𝐫 𝐜𝐮𝐚́𝐧𝐭𝐨 𝐥𝐨 𝐬𝐞𝐚). pero lo que sí es cierto es que en cada texto de un escritor siempre habrá una cuota de realidad por más mínima que esta sea.

𝐄𝐬 𝐢𝐧𝐞𝐯𝐢𝐭𝐚𝐛𝐥𝐞 𝐪𝐮𝐞 𝐥𝐚 𝐯𝐞𝐫𝐝𝐚𝐝 𝐬𝐚𝐥𝐠𝐚 𝐚 𝐥𝐚 𝐥𝐮𝐳 𝐜𝐮𝐚𝐧𝐝𝐨 𝐬𝐞 𝐞𝐬𝐜𝐫𝐢𝐛𝐞 𝐲 𝐝𝐢𝐜𝐞𝐧 𝐪𝐮𝐞 𝐥𝐚 𝐦𝐞𝐣𝐨𝐫 𝐭𝐞𝐫𝐚𝐩𝐢𝐚 𝐞𝐬 𝐡𝐚𝐜𝐞𝐫𝐥𝐨. Por eso veremos a la Sra. 𝐉𝐢𝐦𝐞𝐧𝐚 𝐁𝐚𝐫𝐜𝐥𝐚𝐲𝐬 𝐋𝐞𝐫𝐧𝐞𝐫 en este libro 𝐝𝐞𝐬𝐞𝐚𝐫 𝐜𝐨𝐧 vigor 𝐞𝐥 𝐚𝐦𝐨𝐫 𝐝𝐞 𝐬𝐮𝐬 𝐡𝐢𝐣𝐚𝐬, 𝐦𝐞𝐧𝐝𝐢𝐠𝐚𝐫 𝐬𝐮 𝐚𝐩𝐫𝐨𝐛𝐚𝐜𝐢𝐨́𝐧, 𝐬𝐮 𝐚𝐭𝐞𝐧𝐜𝐢𝐨́𝐧, 𝐪𝐮𝐢𝐞𝐫𝐞 𝐫𝐞𝐩𝐚𝐫𝐚𝐫 𝐪𝐮𝐢𝐳𝐚́ 𝐡𝐞𝐫𝐢𝐝𝐚𝐬 𝐝𝐞𝐥 𝐩𝐚𝐬𝐚𝐝𝐨 haciendo catarsis en estas historias graciosas. Ya cincuentona plantada está pues, pero es evidente que tiene una segunda oportunidad en su retoño Zoe.

Buen libro para entretenerse, sin mucho esfuerzo ni prisa en una semana está terminado. 

Deja un comentario

Sigue a Mar de fondo