El día en que la madre de Borges lo ayudó a terminar un cuento

¡Buenos días, lectores! Existen una infinidad de anécdotas de nuestros escritores más leídos. De hecho, en este Blog, difundimos bastante la literatura del argentino Jorge Luis Borges y como se trata de un longevo escritor, su vida está cargada de anécdotas. La que te vengo a contar hoy es junto a su madre, doña Leonor, quien lo ayudó a concretar el éxito de uno de sus cuentos llamado "La intrusa". ¡Leamos de qué va! 

Jorge Luis Borges y su madre
Jorges Luis Borges y su madre Leonor Acevedo


El fragmento que comparto contigo pertenece al libro "Borges el memorioso",  que recoge las conversaciones entre Jorge Luis Borges y Antonio Carrizo, bajo el sello del Fondo de Cultura Económica. Aquí se muestra la conversación entre el genio y el periodista en 1979 que se trasmitió en 10 entregas desde la Radio Rivadavia en Buenos Aires. 

Es interesante leer este extracto porque no solo cuenta la anécdota, sino también el amor y la admiración del escritor por su madre, quien vivió 99 años y que fue una figura influyente en su vida como hombre y profesional. Leamos de qué se trata. 

 $ads={2}

DE BORGES EL MEMORIOSO (1982)


Carrizo. Háblenos ahora un poco de doña Leonor. Yo sé que puede ser para usted doloroso, porque la ha...

Borges. No. No es doloroso. Se cumple el cuarto aniversario de su muerte. Yo no creía vivir tanto. Vivió, alcanzó noventa y nueve años. Cuando alcanzó noventa y cinco me dijo: “Noventa y cinco años, se me fue la mano”. Estaba avergonzada, realmente, de vivir tanto y lo veía como una desdicha. Una tía abuela mía murió a los cien años y diez días; pero ya estaba perdida, ya no sabía quién era. Mi madre, sí; casi hasta los últimos quince días sabía bien quién era y estaba muy interesada en todo.

Carrizo. Yo una vez escuché por radio, a su madre, leer un poema suyo.

Borges. Y sin duda lo hizo muy bien. Sin duda mejoró mucho el poema, ¿no?

Carrizo. ¿Atendía usted algunas de sus razones?

Borges. Pero desde luego. Ella colaboró conmigo. Yo estaba dictándole un cuento que se titula La intrusa. Y todo dependía de la frase en la cual el mayor le dice al menor que ha matado a la mujer. Yo no sabía cómo dar con esa frase. Mi madre estaba siguiendo el dictado, muy desagradada —“ Vos siempre con tus guarangos y tus cuchilleros”— pero había entrado en el cuento. Yo le dije: “Ahora llega el momento... aquí está toda la suerte del cuento. Depende de las palabras con las cuales el mayor le dice al menor que él ha matado a la mujer que quieren los dos”. Mi madre me dijo: “Dejame pensar”. Y luego, con una voz del todo distinta, agregó: “Ya sé lo que le dijo”. Como si hubiera ocurrido el hecho. “Bueno, escribilo entonces,” le dije yo. Lo escribió y me lo leyó: A trabajar hermano, esta mañana la maté. Y ella encontró la frase. Y sin esa frase, que fue muy elogiada después, el cuento se hubiera caído a pedazos.

Y era de ella. Luego me dijo: “Espero que esta sea la última vez que tratás estos temas”. Claro, sí, porque a ella no le gustaban, le parecía que era absurdo todo eso. Además me decía que todos los guapos eran flojos, que yo admiraba absurdamente a impostores.


(...)


Carrizo. Mire, Borges, en (...) la presentación de sus Obras Completas, usted ha escrito esto: A Leonor Acevedo de Borges.

Borges. ¡Ah, sí! Y felizmente ella leyó eso; creo que fue lo último que leyó. Después, ella tenía este farragoso volumen a su lado, en la cama, y de vez en cuando yo noté que lo acariciaba. Claro, ya no podía leer; pero pensaba: “Bueno, ésta es la obra de mi hijo. En todo caso es... voluminosa (sonríe); tiene el mérito de la cantidad, ya que no de la calidad”. Ella llegó a ver la primera edición de mis obras completas, en papel biblia. Después ha llegado a ocho o nueve ediciones, pero... más abultadas todavía: hubiera sido mejor para ella. Sí. ¿A ver?

TE RECOMIENDO, LECTOR: Conmovedora carta de un Julio Cortázar agradecido con Jorge Luis Borges


Carrizo. Quiero dejar escrita una confesión, que a un tiempo será íntima y general, ya que las cosas que le ocurren a un hombre le ocurren a todos.

Borges. Bueno, ahora espero con mucha curiosidad, porque yo no recuerdo esta dedicatoria. Pero espero que me haya salido bien...


Espero que te haya gustado el fragmento y puedas compartirlo con quien conozca a Borges. Recuerda que en mi Canal de WhatsApp estamos leyendo "El túnel" de Ernesto Sábato y también comparto allí: artículos, frases, datos y videos. 


FUENTE: Tomado de "Borges el memorioso. Conversaciones con Antonio Carrizo". 


Mar de fondo

𝑆𝑜𝑦 𝐵𝑟𝑦𝑎𝑛 𝑉𝑖𝑙𝑙𝑎𝑐𝑟𝑒𝑧 (Lima, 1990) creador del Blog de Mar de fondo. Estudié Comunicaciones, Sociología y estoy escribiendo un libro. Soy un amante de los cuentos, cartas, diarios y novelas. Convencido de que "𝑈𝑛 𝑑𝑖́𝑎 𝑙𝑒𝑖́𝑑𝑜 𝑛𝑜 𝑒𝑠 𝑢𝑛 𝑑𝑖́𝑎 𝑝𝑒𝑟𝑑𝑖𝑑𝑜"

12 Comentarios

Artículo Anterior Artículo Siguiente