Biografías literarias: Umberto Eco y la erudición de la ficción

Unos de los autores más cautivadores que leído ha sido Umberto Eco, sobre todo a través de su novela "El nombre de la rosa", obra cumbre del escritor italiano que destaca también por su erudición, Hoy en Mar de fondo conoceremos en apenas minutos datos interesantes acerca de la vida de este genio ¡Disfruta tu lectura!

Biografías literarias: Umberto Eco y la erudición de la ficción
Imagen tomada de Webdelmaestro.


LA BIOGRAFÍA DE UMBERTO ECO


Lo fascinante de esta biografía es que estamos ante un personaje multifacético y uno de los intelectuales más importantes del siglo XX y XXI.

Umberto Eco nación en Alessandria, Piemonte, en 1932. A lo largo de su vida cosechó diversos méritos por su talento y labor académica; convirtiéndose en un semiólogo y escritor destacado. Recibió su doctorado en filosofía en la Universidad de Turín. La tesis que realizó fue "El problema estético de Santo Tomás". El escritor italiano era conocido por su interés en la filosofía de Tomás de Aquino, así como su predilección por la cultura medieval, presente constantemente en su obra, sobre todo en "El nombre de la rosa" (1980).

Podemos decir también de Eco que fue un gran profesor y sus alumnos dan fe de eso. Mientras fue docente en la Universidad de Bolonia dictó la cátedra de Semiótica.

Pero regresando un poco, podemos encontrar que Umberto Eco tuvo una infancia marcada por la Segunda Guerra Mundial, de hecho, su padre es llamado al frente de batalla, lo que hizo el pequeño se refugiara en los brazos de su madre ocultándose de las atrocidades en un pequeño pueblo al norte de Italia donde estuvieron a salvo de todo lo ocurrido en esa época. Pero sin duda era inevitable que el conflicto influya en él.

Cuando era entrevistado, decía que vivió una infancia "felizmente esquizofrénica". En referencia a la locura colectiva que había desatado el fascismo por esos años. Estos episodios influyeron también en su obra, de donde se sabe deriva la novela "La misteriosa llama de la Reina Loana" (2004).

$ads={2}


Una sabía decisión


Después de la guerra, Europa se dedicó a reconstruirse en los siguientes años. En aquel entonces, Eco, ya era un joven con afinidad por las humanidades. Su padre deseaba que fuera abogado; sin embargo el joven empezó a estudiar Filosofía y letras. Tras concluir sus estudios comenzó con una imparable carrera intelectual.

Como dije líneas arriba, su interés estaba principalmente en la Filosofía teórica medieval, la intelectualidad del Medievo. Más adelante colaboró con la Radiotelevisión Italiana y comienzó a tomar contacto con personajes cercanos a la vanguardia, un movimiento cultural que tras la posguerra se hizo más fuerte en Italia. 


La obra de Umberto Eco


Hablar de la obra del maestro Umberto Eco es ubicar dos presupuestos clave en su amplia producción. 

Primero, el convencimiento de que todo concepto filosófico, toda expresión artística y toda manifestación cultural, de cualquier tipo que sean, deben situarse en su ámbito histórico; y segundo, la necesidad de un método de análisis único, basado en la teoría semiótica, que permita entender cualquier fenómeno cultural como un acto de comunicación regido por códigos y, por lo tanto, al margen de cualquier interpretación idealista o metafísica.

Una vez ya ubicados, podemos interpretar el por qué de la variedad en la obra de Umberto Eco, pues va desde la producción artística de vanguardia, como en Obra abierta (1962), hasta la cultura de masas, como en Apocalípticos e integrados (1964) o El superhombre de masas (1976).

También, uno de sus libros académicos más famosos y que recuerdo desde la universidad fue el "Tratado de semiótica general" (1975), donde elabora una teoría de los códigos y una tipología de los modos de producción sígnica. A esto le siguió años más tarde "Semiótica y filosofía del lenguaje (1984). 

A estas obras teóricas se suman los volúmenes en los que Umberto Eco reunió escritos de circunstancia y artículos de actualidad, tales como Diario mínimo (1963), que contiene los conocidos Elogio di Franti y Fenomenologia di Mike Bongiorno; Il costume di casa (1973); Dalla periferia dell'impero (1976) y Sette anni di desiderio (1983).

Entonces, queridos lectores, estamos ante un autor poco excluyente, cuya obra cumbre fue basada precisamente en lo que más le atrajo: el intelectual medieval.

El nombre de la rosa


En 1980 el mundo conocería una novela fuera de serie, una novela enorme: "El nombre de la rosa", ambientada en la época medieval e inspirada en el subgénero policiaco. Aquí Eco nos ofrece un abanico de temas teóricos por los cuales el autor fue navegando a lo largo de su carrera. Una trama bastante original y de sólido arte narrativo.

Si bien la novela es densa, no deja de ser entretenida en cada capítulo pues la emoción transcurre en una abadía medieval italiana y donde, con una estructura similar a la de las novelas policiacas, el protagonista, un fraile inglés llamado Guillermo de Baskerville, funge de detective tras encontrarse con una serie de asesinatos hasta descubrir al verdadero responsable.

De hecho Jorge Luis Borges es convertido en la novela de Eco en el bibliotecario ciego de la narración. Estamos entonces ante una obra que alberga diversas formas literarias como: la novela negra, el género histórico, la imitación de estilos medievales o humorísticos de la historieta contemporánea. Su principal atributo está en la perfección de la escritura, los datos, las fechas, los nombres; una impecable habilidad para citar.

TE RECOMIENDO, LECTOR: La enternecedora carta de Umberto Eco a su amado nieto


Umberto Eco murió el 19 de febrero de 2016 a los 84 años pero su legado sigue más vigente que nunca y su nombre en la cima de las distinción y el respeto como intelectual y como artista. Basta con solo leer algunas reflexiones:

"Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Es la invasión de los necios"

Umberto Eco (1932-2016).
Mar de fondo

𝑆𝑜𝑦 𝐵𝑟𝑦𝑎𝑛 𝑉𝑖𝑙𝑙𝑎𝑐𝑟𝑒𝑧 (Lima, 1990) creador del Blog de Mar de fondo. Estudié Comunicaciones, Sociología y estoy escribiendo un libro. Soy un amante de los cuentos, cartas, diarios y novelas. Convencido de que "𝑈𝑛 𝑑𝑖́𝑎 𝑙𝑒𝑖́𝑑𝑜 𝑛𝑜 𝑒𝑠 𝑢𝑛 𝑑𝑖́𝑎 𝑝𝑒𝑟𝑑𝑖𝑑𝑜"

1 Comentarios

Artículo Anterior Artículo Siguiente