Dos geniales anécdotas de la vida de Rubén Darío, escritas por él mismo

¡Hola, lectores! dicen que siempre hay una primera vez para todo y el mundo del arte con más razón. Genios de los versos como el gran Rubén Darío también incubaron su personalidad desde pequeños, no sin dejar pasar episodios que ayudaron a su formación. Hoy te traigo dos buenas anécdotas de la infancia de este escritor nicaragüense ¡Leamos! 

la vida de Rubén Darío, escritas por él mismo
Edición en CANVA Pro. Portada tomada de la Biblioteca Cervantes. 


El poeta Rubén Darío


Ya hemos hablado de Rubén Darío en otras ocasiones, de hecho hay un artículo con 10 de sus mejores poemas que te puede interesar. Sin embargo, siempre es bueno mirar no solo al artista, sino a la persona. Así lo hicimos en el artículo sobre Virginia Woolf y su melancolía. 

En el caso de Darío, primero debemos recordar que nació el 18 de enero de 1867 en Metapa, ciudad que hoy lleva su nombre artístico (Ciudad Darío). Esta época representó sin duda la apertura al nuevo ciclo y la adopción de nuevos estilos literarios, lo que hizo de Darío uno de los más grandes poetas de habla hispana y máximo representante del modernismo literario. Este movimiento revolucionó la poesía en español a finales del siglo XIX y principios del XX.

Rubén Darío vivió para presenciar el cambio de siglo y dejar una huella imborrable en las letras latinas. Sus obras más conocidas comprenden "Azul..." y "Prosas profanas", donde podemos encontrar nuevas formas poéticas y exploró temas como el amor, la belleza, la decadencia y la búsqueda de la perfección estética. No olvidemos que también fue un destacado periodista y diplomático, contribuyendo a la difusión del modernismo tanto en América Latina como en España.

¿Cómo fue la infancia de Rubén Darío?


Lector, hemos llegado a la madre del cordero, pues el poeta decidió en publicar fragmentos de su vida narrados por el mismo y este registro permitió conocer el lado humano del escritor. Por eso, en esta oportunidad he seleccionado dos anécdotas que tienen que ver con cómo empezó a escribir sus primeros versos y también la desazón del primer amor. 

$ads={2}


El fragmento que leerás a continuación corresponde a que en los últimos años de su vida, Rubén Darío redactó su autobiografía, que apareció publicada en la revista Caras y caretas bajo el título de La vida de Rubén Darío escrita por él mismo, y la obra Historia de mis libros. 

Este texto como dije al inicio es clave para el conocimiento de su evolución literaria. Ambas obras, las pueden encontrar reunidas en un solo volumen físico o también en la web de la Biblioteca Cervantes. 

Así que podemos decir que este libro nutrido por el mismo Rubén Darío es merecedor de un mérito en particular. Primero, el de contribuir a la creación de un espacio autobiográfico y luego el de permitirnos comprender cómo vivieron durante cuarenta y nueve años "dos Daríos"; es decir, la persona y el artista. 

Dato: El verdadero nombre de Rubén Darío fue: Felix Rubén García Sarmiento. 


Ahora sí, sin más preámbulo te dejo con estos dos fragmentos...


LA VIDA DE RUBÉN DARÍO ESCRITA POR ÉL MISMO



¿A qué edad escribí los primeros versos? No lo recuerdo precisamente, pero ello fue harto temprano. Por la puerta de mi casa -en las Cuatro Esquinas- pasaban las procesiones de la Semana Santa, una Semana Santa famosa: «Semana Santa en León y Corpus en Guatemala»; -y las calles se adornaban con arcos de ramas verdes, palmas de cocotero, flores de corozo, matas de plátanos o bananos, disecadas aves de colores, papel de China picado con mucha labor; y sobre el suelo se dibujaban alfombras que se coloreaban expresamente, con aserrín de rojo brasil o cedro, o amarillo «mora»; con trigo reventado, con hojas, con flores, con desgranada flor de «coyol». Del centro de uno de los arcos, en la esquina de mi casa, pendía una granada dorada. Cuando pasaba la procesión del Señor del Triunfo, el domingo de Ramos, la granada se abría y caía una lluvia de versos. Yo era el autor de ellos. No he podido recordar ninguno... pero sí sé que eran versos, versos brotados instintivamente. Yo nunca aprendí a hacer versos. Ello fue en mi orgánico, natural, nacido. Acontecía que se usaba entonces -y creo que aun persiste- la costumbre de imprimir y repartir, en los entierros, «epitafios», en que los deudos lamentaban los fallecimientos, en verso por lo general. Los que sabían mi rítmico don, llegaban a encargarme pusiese su duelo en estrofas.

A todo esto, el recuerdo de mi madre había desaparecido. Mi madre era aquella señora que me había acogido. Mi «padre» había muerto, el coronel Ramírez. A tal sazón llegó a vivir con nosotros y a criarse junto conmigo, una lejana prima, rubia, bastante bella, de quien he hablado en mi cuento Palomas blancas y garzas morenas. Ella fue quien despertara en mí los primeros deseos sensuales. Por cierto que, muchos años después, madre y posiblemente abuela, me hizo cargos: «¿Por qué has dado a entender que llegamos a cosas de amor, si eso no es verdad?». -«¡Ay!, le contesté, ¡es cierto! Eso no es verdad, ¡y lo siento! ¿No hubiera sido mejor que fuera verdad y que ambos nos hubiéramos encontrado en el mejor de los despertamientos, en la más ardiente de las adolescencias y en las primaveras del más encendido de los trópicos?...».

Mi familia se componía entonces de mi tía doña Rita Darío de Alvarado, a quien su hermano Manuel García, esto es Manuel Darío, único que tenía en tal ocasión dinero, había hecho donación de sus bienes ¡ah, malhaya! para que se casase con el cónsul de Costa Rica; mi tía Josefa, vivaz, parlera, muy amante de la crinolina, medio tocada, quien una vez -el día de la muerte de su madre- apareció calzada con zapatos rojos, y a las observaciones y reproches que se le hicieron, contestó que, «Las perdices y las palomitas de Castilla...». ¡Cuando digo que era medio tocada! Mi tía Sara, casada con un norteamericano, muy hermosa, y cuya hija mayor. ¡Oh Eros! un día, por sorpresa, en un aposento a donde yo entrara descuidado, me dio la ilusión de una Anadiómena... Y «mi tío Manuel». Porque don Manuel Darío figuraba como mi tío. Y mi verdadero padre, para mí, y tal como se me había enseñado, era el otro, el que me había criado desde los primeros años, el que había muerto, el coronel Ramírez. No sé por qué, siempre tuve un desapego, una vaga inquietud separadora, con mi «tío Manuel». La voz de la sangre... ¡qué plácida patraña romántica! La paternidad única es la costumbre del cariño y del cuidado. El que sufre, lucha y se desvela por un niño, aunque no lo haya engendrado, ese es su padre.

Mi tía Rita era la adinerada de la familia. Mi padre, que, como he dicho, pasaba como mi tío, vivía en casa de su hermana, la cual era propietaria de haciendas de ganado y de ingenios de caña de azúcar. La vida de mi tía Rita me ha dejado un recuerdo verdaderamente singular e imborrable. Esta señora, que era muy religiosa, casada con don Pedro Alvarado, cónsul de Costa Rica, tenía, como los antiguos reyes, dos bufones, enanos, arrugados, feos, velazquescos, hombre y mujer. Él se llamaba el capitán Vilches, y la mujer era su madre; pero eran iguales completamente, en tamaño, en fealdad, y me inspiraban miedo e inquietud. Hacían retratos de cera, monicacos deformes, y el «capitán», que decía ser también sacerdote, pronuncia sermones que hacían reír, pero que yo oía con gran malestar, como si fuesen cosas de brujos.

Los domingos se daban bailes de niños, y aunque mi primo Pedro, señor de la casa, era el más rico y un excelente pianista en tan corta edad, ya, con mi pobreza y todo, solía ganarme las mejores sonrisas de las muchachas, por el asunto de los versos. ¡Fidelina, Rafaela, Julia, Mercedes, Narcisa, María, Victoria, Gertrudis! recuerdos, recuerdos suaves.

A veces los tíos disponían viajes al campo, a la hacienda. Íbamos en pesadas carretas, tiradas por bueyes, cubiertas con toldo de cuero crudo. En el viaje se cantaban canciones. Y en amontonamiento inocente, íbamos a bañarnos al río de la hacienda, que estaba a poca distancia, todos, muchachos y muchachas, cubiertos con toscos camisones. Otras veces eran los viajes a la orilla del mar, en la costa de Poneloya, en donde estaba la fabulosa peña del Tigre. Íbamos en las mismas carretas de ruedas rechinantes, los hombres mayores a caballo; y al pasar un río, en pleno bosque, se hacía alto, se encendía fuego, se sacaban los pollos asados, los huevos duros, el aguardiente de caña y la bebida nacional, llamada «tiste», hecha de cacao y maíz; y se batía en jícaras con molinillo de madera. Los hombres se alegraban, cantaban al son de la guitarra y disparaban los tiros al aire y daban los gritos usuales, estentóreos y alternativos, muy diferentes del chivateo araucano. Se llegaba al punto terminal y se vivía por algunos días bajo enramadas hechas con hojas, juncos y cañas verdes, para resguardarse del tórrido sol. Iban las mujeres por un lado, los hombres por el otro, a bañarse en el mar, y era corriente el encontrar de súbito, por un recodo, el espectáculo de cien Venus Anadiómenas en las ondas. Las familias se juntaban por las noches y se pasaba el tiempo bajo aquellos cielos profundos, llenos de estrellas prodigiosas, jugando juegos de prendas, corriendo tras los cangrejos, o persiguiendo a las grandes tortugas llamadas «paslamas», cuyos huevos se sacan cavando en los nidos que dejan en la arena.

Yo me apartaba frecuentemente de los regocijos, y me iba, solitario, con mi carácter ya triste y meditabundo desde entonces, a mirar cosas, en el cielo, en el mar. Una vez vi una escena horrible, que me quedó grabada en la memoria. Cerca de una yunta de bueyes, a orillas de un pantano, dos carreteros que se peleaban, echaron mano al machete, pesado y filoso, arma que sirve para partir la caña de azúcar y comenzaron a esgrimirlo; y de pronto vi algo que saltó por el aire. Eran, juntos, el machete y la mano de uno de ellos.



Por las tardes y las noches paseaban, a caballo o a pie vociferando, hombres borrachos. Los soldados, descalzos y vestidos de azul, se los llevaban presos. Cuando la luna iba menguando, retornaban las familias a la ciudad.




Florida estaba mi adolescencia. Ya tenía yo escritos muchos versos de amor y ya había sufrido, apasionado precoz, más de un dolor y una desilusión a causa de nuestra inevitable y divina enemiga: pero nunca había sentido una erótica llama igual a la que despertó en mis sentidos e imaginación de niño, una apenas púber saltimbanqui norteamericana, que daba saltos prodigiosos en un circo ambulante. No he olvidado su nombre, Hortensia Buislay.

Como no siempre conseguía lo necesario para penetrar en el circo, me hice amigo de los músicos y entraba a veces, ya con un gran rollo de papeles, ya con la caja de un violín; pero mi gloria mayor fue conocer el payaso, a quien hice repetidos ruegos para ser admitido en la farándula. Mi inutilidad fue reconocida. Así, pues, tuve que resignarme a ver partir a la tentadora, que me había presentado la más hermosa visión de inocente voluptuosidad en mis tiempos de fogosa primavera.

Ya iba a cumplir mis trece años y habían aparecido mis primeros versos en un diario titulado El Termómetro, que publicaba en la ciudad de Rivas, el historiador y hombre político José Dolores Gómez. No he olvidado la primera estrofa de estos versos de primerizo, rimados en ocasión de la muerte del padre de un amigo. Ellos serían ruborizantes si no los amparase la intención de la inocencia:


«Murió tu padre es verdad,
lo lloras, tienes razón,
pero ten resignación
que existe una eternidad
do no hay penas...
Y en un trozo de azucena
moran los justos cantando...».



No, no continuaré. Otros versos míos se publicaron y se me llamó en mi república y en las cuatro de Centro América, «el poeta niño». Como era de razón, comencé a usar larga cabellera, a divagar más de lo preciso, a descuidar mis estudios de colegial, y en mi desastroso examen de matemáticas fui reprobado con innegable justicia.

TE RECOMIENDO, LECTOR: En un minuto: viaje por las principales corrientes literarias 


Como se ve, era la iniciación de un nacido aeda. Y la alarma familiar entró en mi casa. Entonces, la excelente anciana protectora, quería que aprendiese a sastre, o a cualquier otro oficio práctico y útil, pero mis románticos éxitos con las mozas eran indiscutibles, lo cual me valía, por mi contextura endeble y mis escasas condiciones de agresividad, ser la víctima de fuertes zopencos rivales míos, que tenían brazos robustos y estaban exentos de iniciación apolínea.

Lector, ¿conocías esta parte de la vida de Darío? Te gustaría que publique más contenido así. Yo leo siempre sus comentarios y trato de responderlo. Gracias por visitar mi Blog y si quieres colaborar con el proyecto, puedes hacerte suscriptor en Facebook aquí ¡Nos leemos en otro post!

FUENTE: BIBLIOTECA CERVANTES


Mar de fondo

𝑆𝑜𝑦 𝐵𝑟𝑦𝑎𝑛 𝑉𝑖𝑙𝑙𝑎𝑐𝑟𝑒𝑧 (Lima, 1990) creador del Blog de Mar de fondo. Estudié Comunicaciones, Sociología y estoy escribiendo un libro. Soy un amante de los cuentos, cartas, diarios y novelas. Convencido de que "𝑈𝑛 𝑑𝑖́𝑎 𝑙𝑒𝑖́𝑑𝑜 𝑛𝑜 𝑒𝑠 𝑢𝑛 𝑑𝑖́𝑎 𝑝𝑒𝑟𝑑𝑖𝑑𝑜"

10 Comentarios

  1. un día leído no es un día perdido.

    ResponderEliminar
  2. Yo siempre los leo son esquisitos.

    ResponderEliminar
  3. Me encantaron sus versos y la forma de dar vida a la escritura ejemplo; los motivos del lobo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por tu comentario, qué bueno que te gustó el post

      Eliminar
  4. Todo un genio de la literatura, por la influencia de éste gran poeta, me siento orgulloso de mis raíces ya que mis ancestros eran de Nicaragua

    ResponderEliminar
  5. Si por favor continua con estas interesantes publicacioned

    ResponderEliminar
  6. Excelente publicación! Soy una humilde poetiza argentina y admiro a varios escritores y poetas subamericanos! Muchas gracias por tu gentileza! Son muy buenos los cuentos que compartes!👏🥀💖🙋

    ResponderEliminar
Artículo Anterior Artículo Siguiente